Kerri Einarson revalida su título del Scotties Tournament of Hearts

Kerri Einarson (con Val Sweeting, Shannon Birchard, Briane Meilleur y Krysten Karwacki) ha revalidado el título del Scotties Tournament of Hearts que se ha celebrado en Calgary bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria. El equipo de Einarson, Team Canada, se deshizo la pasada madrugada de Rachel Homan (Ontario), con Emma Miskew, Sarah Wilkes, Joanne Courtney y Danielle Inglis, en un encuentro que se ha decidido en la última entrada.

Einarson ya empezó el partido robando la primera entrada (1-0) aunque las de Homan respondían con un doble en la segunda (1-2) lo que les permitía llevar la iniciativa ya que Team Canada solo igualaba el choque en la tercera entrada (2-2). Sin embargo, Homan aunque volvía a adelantarse en la cuarta (2-3), Einarson le daba el primer golpe a la final justo antes del descanso con un triple en la quinta entrada para colocarse 5-3 por delante.

En la reanudación, Homan solo hacía una (5-4) y encajaba dos más en la séptima (7-4) por lo que la final empezaba a estar muy encarrilada para Team Canada. Cuando peor estaban las cosas para las de Ontario estas conseguían encadenar la octava (7-5) y la novena (7-7) para entrar en la última con el partido igualado pero, ahí, Einarson no ha fallado y, con el hammer, ha sumado dos para llevarse el título (9-7) por segundo año consecutivo.

Mientras Rachel Homan había llegado a la final tras concluir en primer posición la segunda fase, Einarson lo había conseguido tras deshacerse en la semifinal de Laura Walker (Alberta), que se había deshecho 9-8 de Jone en un tie break, por un contundente 9-3. En la segunda fase se habían quedado por el camino la ya citada Jennifer Jones (Manitoba), Beth Peterson (Wildcard 3), Sherry Anderson (Saskatchewan), Laurie St.-Georges (Quebec) y Chelsea Carey (Wildcard 1).

En principio, el equipo campeón iba a representar a Canadá en el próximo Mundial femenino pero el que estaba previsto disputar en Suiza se ha suspendido así que se está a la espera de la decisión de la WCF en un año en el que está en juego la clasificación olímpica.

La fotografía es de Andrew Klaver / Curling Canada