¿Dónde quieres que te gane?

Suecia, con el trofeo de campeones de Europa masculinos.
Suecia, con el trofeo de campeones de Europa masculinos.

De Champéry a Esbjerg, de allí a Glasgow y después de vuelta a Suiza, a Saint Gallen. A Niklas Edin le da igual donde jugar porque prolonga la tiranía de su equipo, Suecia, allá donde vaya. Fue en Champéry hace cuatro años cuando estrenó nuevo equipo (el de Oskar Eriksson que pasó a ser el suyo enseguida) y, desde entonces, no se ha bajado de los más alto del podio en un Europeo. Algo que nadie en la historia ha conseguido. La única que se acerca a algo parecido es la Escocia de Hammy McMillan que ganó tres campeonatos consecutivos (de 1994 a 1996) y precisamente Escocia (otra, evidentemente, la del joven Kyle Smith con dos Muirhead en el equipo) la que pudo evitar ese cuarto triunfo consecutivo. Lo tuvo cerca pero no lo consiguió. Esto es curling, cada centímetro cuenta (aunque al draw final del propio Smith para forzar el extra end le sobraron bastantes centímetros).

Aún así, Smith ha vuelto a llevar a Escocia al podio, un lugar que no se pisaba desde el 2013, curiosamente, el último año (de momento) en el que Suecia no ha tocado metal. Su compañero en el podio ha sido la Suiza de Peter de Cruz que, en su propia casa, solo ha podido colgarse el bronce que no es un mal resultado pero quizá tiene un sabor amargo sobre todo después de un round robin casi inmaculado (ocho de nueve victoria y solo derrota ante Suecia) pero los buenos momentos hay que refrendarlos en los momentos decisivos. Y, desde luego, Suiza ha hecho historia quizá no como ella hubiera querido pero Peter de Cruz ha dejado a Noruega fuera del podio después de diez consecutivos. ¿Cambio de ciclo? Quizá Pyeongchang dicte sentencia.

Otras sensaciones son las de Alemania (Alexander Baumann), Rusia (Alexey Timofeev) e incluso Holanda (Jaap Van Dorp) que han salvado la categoría de manera brillante e incluso los alemanes han soñado con una clasificación que le devolviera al país al primer plano del curling europeo hasta la última jornada. Italia (Joel Retornaz), sin acabar de encontrar su juego ene l torneo, por lo menos ha salvado la categoría y su plaza en el Mundial de Las Vegas tras ganar el challenge a Finlandia (Aku Kauste), campeón de la segunda división.

Un challenge con el que soñó el equipo español, compuesto por Txuri-Berri, y que cerró una primera fase casi perfecta (solo cayó ante Letonia) y al que solo Polonia (Borys Jasiecki), la otra ascendida junto a Finlandia, apartó de poder recuperar la primera categoría diez años después. Aun así, sobra decir, que ha sido una actuación sobresaliente la del equipo nacional que, a pesar de las dificultades para practicar el curling en nuestro país, ha plantado cara a todos sus rivales. El año que viene, España, en su nuevo intento, tendrá dos rivales nuevos, Austria (Sebastian Wunderer) y Eslovaquia (Juraj Gallo) que no han sido capaces de mantener la categoría en el Europeo A. Dinamarca (Torkil Svansgaard) y Bélgica (Timothy Verreycken), por su parte, jugarán en abril el Europeo C.

La fotografía es de Céline Stucki / WCF

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.