Las medallas de Eve Muirhead

Las escocesas Lauren Gray, Vicki Adams, Anna Sloan e Eve Muirhead.
Las escocesas Lauren Gray, Vicki Adams, Anna Sloan e Eve Muirhead.

En el 2010, Eve Muirhead apenas tenía 20 años pero disputaba ya su tercer Europeo, el segundo como capitana, en Aberdeen. En una trayectoria casi inmaculada acabó colgándose la medalla de plata tras perder la final ante Suecia. No era el resultado soñado pero se desquitó al año siguiente en Moscú subiendo, derrotando al país nórdico en la final, por primera vez a lo más alto del podio, algo que no había conseguido en competición femenina Escocia desde 1975. Desde aquel año 2010, Eve Muirhead y, por lo tanto, Escocia no se ha bajado del podio… pero en Saint Gallen, el equipo de la joven skip, además, ha vuelto a colgarse la medalla de oro derrotando a una vieja conocida, Suecia.

Y lo ha hecho en un Europeo en el que si bien partía entre el grupo de favoritas, en la primera fase había caído con las dos que compartían con ella esa vítola, Suecia y Suiza. Poco le ha importado eso a una Escocia que supo esperar su oportunidad en su semifinal ante el equipo helvético de Silvana Tirinzoni y lo mismo ha hecho en la final ante Suecia en la que ha sabido esperar pacientemente su momento llevando a la mínima expresión sus errores. El resultado es la octava medalla consecutiva de Eve Muirhead y Anna Sloan (en aquel 2010 ya era la alternate del equipo) y lo que es más importante, el llevarse la medalla de oro continental en una temporada olímpica. A su lado en el podio, Suecia, que ha vuelto a perder la final (como el año pasado) aunque quizá a Anna Hasselborg le pueda quedar el consuelo de que no ha perdido el título fallando un sencillo draw. Poco consuelo, como el que le queda a la anfitriona Suiza quien solo cedía ante Suecia y la República Checa en la primera fase pero que fallaba en la última entrada de su semifinal ante las futuras campeonas y lo que es peor, se dejaba sorprender por una gran Italia que, de la mano, de Diana Gaspari ha subido al podio por primera vez desde el año 2006.

Aunque la verdadera decepción de este Europeo, tiene nombre y apellidos, Rusia y Anna Sidorova que, tras empezar con cuatro derrotas consecutivas, algunas de ellas casi regaladas con fallos inexplicables, intentó remontar el vuelo pero no le dio más que para alcanzar una quinta posición que le sabe a muy poco. Todo lo contrario que a Alemania (Daniela Jentsch) quien ha concluido en sexto lugar tras un mal inicio también que le hizo temer hasta por la categoría, lo mismo que a la República Checa (Anna Kubesková) que salvaba la misma con una espectacular victoria ante Suiza. Tampoco ha vivido un gran Europeo Dinamarca (Madeleine Dupont) que tuvo que vivir del error de Turquía (Dilsat Yildiz) en su última piedra del último encuentro de la primera fase para no bajar al Europeo B aunque luego ha acabado salvando la plaza mundialista. Precisamente, Turquía, después de asombrar a lo largo del torneo con su desparpajo, al final, no ha podido mantenerse y se ha ido a segunda división junto a Hungría (Dorottya Palancsa). Los pequeños errores no se perdonan.

En cuanto al Europeo B, Finlandia (Oona Kauste) se ha colgado el oro para volver a la división A junto a Letonia (Iveta Stasa-Sarsune) mientras que Estonia (Marie Turmann) se ha tenido que volver a conformar con el bronce. Polonia (Marta Szeliga-Frynia) y Bielorrusia (Alina Pavlyuchik) han bajado a la tercera división. España, por su parte, representada por Txuri-Berri, ha firmado un torneo brillante para concluir en sexta posición (igualando el mejor puesto de la historia que se consiguió en el 2010) y con cuatro victorias asegurando los encuentros con los conjuntos que estaban en su misma liga. Poco más se le puede pedir.

La fotografía es de Richard Gray / WCF

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.